Sin duda uno de los últimos astilleros de góndolas de la ciudad, si no de toda la laguna.
Leyenda e historia en la cita. Estos artesanos fabrican y reparan con pasión góndolas y otros barcos lejos de las multitudes.