En la primavera de 2023 nos dejó Sabino Egurce Goikoa. Conocido por todos, fue uno de los últimos pastores del Valle de Aezkoa y el último en el sentido estricto del término. Se retiró de la profesión a los 80 años tras pasar toda su vida en la montaña. Sabía todo sobre la historia del pastoreo contemporáneo y su apogeo. Poco a poco vio a los pastores desaparecer inexorablemente de su valle. El País Vasco es un todo y la montaña no tiene fronteras. A ambos lados de los Pirineos, los pastores son los mismos y comparten más o menos la misma historia, la misma vida, la misma lengua, la misma pasión. Por eso nos pareció importante que Sabino Egurce, el antepasado de la mirada traviesa, traiga aquí su testimonio.

Estamos pensando mucho en él y su familia. No lo olvidaremos.